Diario de un emprendedor procrastinador Parte 1

Diario de un emprendedor procrastinador Parte 1

En muchas ocasiones y me atrevo a sugerir con nulo conocimiento en psicología, cierta peculiaridad que tiende a repetirse en algunas personas que somos identificados con un perfil de emprendedor, en los cuales al comenzar un nuevo proyecto, la motivación excede cualquier gráfica, y esto para cualquier inicio es algo en extremo beneficioso, ahora bien esta motivación en su forma ideal tendría que mantenerse en ciertos rangos, sin llegar a un decaimiento que afecte la ejecución de lo que estamos realizando.  En este punto es donde algo comienza a ir mal, esa motivación, va poco a poco disminuyendo al momento de seguir trabajando en cada una de las tareas que son necesarias para alcanzar los objetivos planificados, y es donde poco a poco comenzamos a caer en lo que se conoce como procrastinación.

Y es que, si bien no se ha perdido la meta principal, poco a poco comienzan a surgir pequeñas tareas paralelas que comienzan a sustituir a las principales, tareas ya sean relevantes o no para nuestro proyecto, en realidad en este punto eso ya no el importante, simplemente se comienza a priorizar cualquier tarea, no importa su irrelevancia a nuestro proyecto, simplemente hemos caído ya en el circulo vicioso de dejar a ultima hora nuestras tareas principales.  Lo peor de todo es que este solo ha sido el principio, comenzamos suplantando unas tareas por otras de menor importancia, lo siguiente es suplantar cualquier tipo de tarea por hábitos que no nos aportan nada a lo que estábamos realizando, lo que pudo comenzar como suplantar ese email que teníamos pendiente, por limpiar nuestra oficina, ahora se ha vuelto suplantar ese reporte por ver alguna serie que teníamos pendiente, aprender acerca el alguna cultura antigua o cualquier otro tema que sea del mínimo interesante que nos permita poder entretenernos y no avanzar en lo que tendríamos que estar haciendo.

Otro blog que escribe que procrastinar, que original, seguro ahora nos dará las mismas técnicas que todos los demás, y si, eso es exactamente lo que voy a hacer a continuación con la única diferencia que no tengo ni idea de cómo se llaman además de no centrarme en el concepto de la técnica como, si no de la experiencia de he tenido con cada una de ellas, que para mi infortunio han sido bastantes ya que usualmente no me funcionan.

Objetivos diarios y recompensas

Acá no hay demasiado que explicar, debemos definir tareas especificas a realizar cada día y también asignarle una recompensa al haberlas completado, usualmente se comienza con tareas pequeñas y fáciles de completar, las recompensas pueden variar, desde permitirnos ver alguna película, una golosina para que nos consintamos, en lo personal no me logre adaptar, esto en gran parte que las recompensas a las que podía optar eran las mismas con las que usualmente procrastinaba, de esa manera no lograba realmente ese estimulo para lograr completar cada uno de mis objetivos. Así que si tus recompensas son diferentes a las acciones que usas para no trabajar, esta técnica te podría ser de utilidad.

Reaprender a trabajar correctamente

Esta técnica si bien, puede llevar algo de tiempo el poder aprovecharla, en mi caso ha sido bastante funcional, aunque no me ha resuelto todos los problema me a ayudado a mejorar significativamente, acá simplemente comenzaremos con un tiempo minino de trabajo, en el cual pondremos nuestro mayor esfuerzo en completarlo, por ejemplo hoy solamente trabajaremos 30 minutos ( empezar desde tan poco no puede funcionarle a muchos por obvias razones, debes adecuarlo a tu trabajo) una vez completado este tiempo quedas libre para hacer cualquier otra cosa, en los siguiente días podemos ir agregando 15 minutos respectivamente por cada día completado.

Estoy sumamente consciente de los contras de comenzar con una porción de tiempo tan mínima, pero si tu problema de procrastinación se encuentra en un nivel extremo, esta es una opción que te puede funcionar bien, y donde poco a poco te vas acostumbrando de nuevo a un trabajo continuo sin interrupciones.

En esta primera parte solamente abordaremos estas dos opciones, claro que hay muchas mas las cuales las iremos viendo en las siguientes partes ¿Ya has intentado alguna técnica para mejorar tu desempeño? ¿Cómo te ha funcionado? Déjanos tu respuesta en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.