Los emprendedores en el mundo de hoy

Los emprendedores en el mundo de hoy

 En esta ocasión me gustaría salirme del formato de entrada que usualmente hemos estado trabajando y aunque no es nuestro estilo abarcar un punto en el ámbito reflexivo, esto motivado a una platica que tuve hace algunos días con una persona que se dedica al retail, y como lo relacionado a este negocio empezó a verse afectado no solo con el comienzo de la pandemia, si no con escasez de determinados productos desde mediados del año 2021, esto acompañado a varias caminatas por mi pequeña ciudad natal que después de algún tiempo sin recorrer sus calles, me llevo a percatarme de una cantidad alarmante de pequeñas empresas que ya no están ahí, ni en otra parte, simplemente han desaparecido.

Esto me ha llevado a reflexionar acerca de como se desenvuelve el emprendedor en el mundo actual, y como nos podemos preparar para afrontar el mundo cada vez más caótico en el que vivimos y en el que debemos emprender, así que, desde la observación, experiencia me atrevo a dar algunos puntos que considero importantes que tengamos en cuenta para sobrevivir.

El emprendedor como eje central

Como también nos lo describen los ecosistemas de emprendimiento, el núcleo de todo esto, es el emprendedor, este es la piedra angular de dicho ecosistema, por lo tanto debemos de estar como personas y todos los sistemas que forman parte nosotros mismos, lo mejor posible, con esto me refiero mental y físicamente preparados para los retos que debamos enfrentar, no me confundan no quiero caer en el argumento gastado que utilizan paginas que venden el emprendimiento como una receta mágica para volverse millonarios, me refiero a que, como personas gocemos de no solo salud física, sino también de salud mental, que nos permita soportar las cargas de ser un emprendedor, no nos sirve de nada lograr un emprendimiento funcional a costa de nuestra salud o mucho peor, a costa de ver a nuestra familia afectada para mal, solamente para lograr una meta financiera.

En este mismo apartado también me agregaré la recomendación de mantenerse alejados de esta motivación toxica, que argumenta que cualquier logro esta al alcance de nuestras manos simplemente por ser una meta y que el trabajo duro es la respuesta para ser un nuevo Steve Jobs, cuando en realidad es una combinación de trabajo duro, estrategias, el producto o servicio que ofrezcamos, el mercado en el que nos encontremos, las alianzas que podamos forjar y aunque no me guste admitirlo un poco de suerte no está de más.

Así que para concluir este punto solo puedo decir que como emprendedores, visiten a su médico, hagan ejercicio, coman sano y no se les olvide siempre tomar agüita pura.

El equilibrio entre seguir una planificación y adaptarse a la velocidad de la luz

Muchas veces se escucha en cursos o capacitaciones de emprendimiento, y si, también me declaro culpable de haberla utilizado, esta idea que describe como las grandes empresas como elefantes y a los emprendedores como gacelas, siendo los primeros lentos en adaptarse a los cambios, mientras los segundos son muchos mas agiles y logran mantenerse actualizados a las tendencias rápidamente, el concepto como tal no esta del todo errado, por supuesto también hay que mencionar que cada estilo por así decirlo, tiene sus pros y sus contras, por ejemplo las grandes empresas, tienen metas y objetivos muy bien definidos, así como sus estrategias, quien hace que cosa. Por otro lado, los emprendedores tendemos a ser algo caóticos, a algunos se nos hace difícil seguir una planificación, e incluso a veces cambiamos de objetivos o metas a cada poco tiempo, lo que influye en el desempeño de nuestros proyectos, así que, como indica el titulo de este punto, debemos de estar conscientes de encontrar un equilibrio entre ambas formas de trabajo, explotar los beneficios de contar con objetivos y metas bien definidos, utilizar adecuadamente las herramientas administrativas y tecnológicas para lograr una sinergia en el trabajo y al ser emprendimientos estar atentos a las tendencias, cambios geopolíticos y legales y estar preparados para cuando estos afecten nuestro nicho de mercado, ya contemos con opciones que nos permitan pilotar nuestro emprendimiento.

Y tomen en cuenta que he dicho “opciones” no he llegado ni siquiera a soluciones, simplemente en muchas de las ocasiones. Sobre todo en este mundo globalizado donde solo debemos mantenernos funcionando hasta que se presente esa oportunidad que nos lleve a donde queremos estar en realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.